El Paraguay requiere una Política de Estado sobre sus Recursos Humanos

La ASOCIACION PARAGUAYA DE CARRETERAS (APC), se dirige a la Opinión Pública y al Gobierno Nacional, ante la intención de las Autoridades Nacionales de contratar ingenieros españoles para la ejecución de obras viales, a fin cubrir el hipotético déficit creado por el gran aumento de la inversión en infraestructuras.

El plan de contratar profesionales extranjeros pone de resalto la improvisación con que se ha encarado el potenciamiento de la inversión pública en obras viales.

Nuestra organización, a inicios del 2014, cuando se anunciaba la disparada de la inversión, había advertido la necesidad de acompañar este proceso con una política de estado de recursos humanos. De haberse tomado las medidas del caso hoy habríamos paliado el déficit de técnicos e ingenieros con especialización en obras viales.

Si bien hoy, la agudización de la falta de recursos humanos afecta las obras de infraestructuras, en especial las viales, y que requieren de medidas urgentes para solucionar el problema, el Estado debe inmediatamente poner en marcha un Plan Nacional de Recursos Humanos para garantizar la sostenibilidad y sustentantibilidad del ambicioso Plan de Inversiones.

Este Plan debe realizar los estudios de mercado y las proyecciones de la demanda laboral en las distintas áreas y así poder establecer políticas que conduzcan a corregir las fallas del mercado, de tal forma que se formen más profesionales en las áreas en que más se demanda. Así como una empresa planifica la formación de recursos humanos en base a necesidades futuras, de la misma forma debemos actuar a nivel país.

Algunas medidas concretas, que podrían ser parte del plan y que el Gobierno debería analizar, son las siguientes:

  • Dotar a las carreras de ingeniería y de formación de técnicos, de los recursos económicos necesarios, lo que permitirá aumentar la cantidad y calidad de profesionales y técnicos, y reducir los costos para el acceso y el desarrollo de las carreras.
  • Destinar las becas de Itaipú y del Ministerio de la Juventud preferentemente a la formación de ingenieros, profesionales y técnicos necesarios para la construcción de obras.
  • Destinar el 2% del presupuesto de las obras públicas, incluido los créditos externos, a becas de formación de profesionales y técnicos en centros de enseñanza locales o del exterior.
  • Redireccionar parte de los fondos del FONACIDE priorizando la especialización de profesionales, ya con experiencia y en actividad, a través de cursos de postgrado en las áreas con mayor demanda.
  • Poner en marcha un plan de repatriación de ingenieros y otros profesionales paraguayos de los que requiere urgentemente el país.
  • Crear una política salarial en la función pública que estimule la permanencia y captación de profesionales capacitados, como un factor fundamental para la implementación del Plan de inversiones.

La puesta en marcha de estas medidas debe ir acompañado de un estudio que apunte a saber cuáles son los recursos humanos con que el país cuenta.

En ese sentido, desde la APC se encuentra desarrollando:

  • Un Registro de Profesionales: de ingenieros y técnicos como topógrafos, laboratoristas, operadores de equipos, etc., del sector de la construcción vial.
  • Un análisis y cuantificación de la mano de obra profesional y técnica necesaria para ejecutar las obras viales actualmente en marcha y en licitación en los próximos años.

Estos datos están a disposición de las autoridades como un aporte para abordar el problema.

Sostenemos la premisa de que las obras deben ser ejecutadas con la participación y la potenciación del talento humano paraguayo. Es hora de mirar y valorar lo paraguayo, de analizar las potencialidades profesionales y técnicas instaladas en el país.

Los profesionales ingenieros paraguayos del sector estamos capacitados a estructurar planes, realizar proyectos y ejecutar obras con la solvencia técnica y moral requerida, tal como se ha demostrado en la construcción de toda la infraestructura existente en el país.